las cosas claras, señor presidente

ppk en la entrevista del domingo 17 (semana económica)

Las Horas Finales (Primera Parte)

Las insuficientes explicaciones del Presidente de la República hacen inminente su salida.

Salvo a que ocurra un hecho imprevisto, para el día jueves se produciría una vacancia que nadie quiso agendar

Colectivo NAK

Publicado: 2017-12-18


El día de ayer domingo 17, el Presidente de nuestro país apareció en televisión en cadena nacional ante un panel de periodistas para tratar de dar explicaciones acerca de los ingresos que supuestamente Odebrecht pagó a su compañía Westfield y los ingresos de First Capital.

Algunas cosas nos quedan claras. En primer lugar, Odebrecht no hizo pagos directos a su persona, sino a su compañía manejada por un gestor (el famoso señor Sepúlveda). La figura del gestor en altas finanzas (medio en donde se desenvuelve PPK como privado) no necesariamente reporta las operaciones que se gestionen a los accionistas en una figura llamada “chinese wall” (muralla china) para no interferir de esta manera con el desempeño del mismo. Es una práctica común en banca pero que, obviamente, trae muchos conflictos éticos propios del manejo capitalista aunque este sea perfectamente legal.

Las leyes societarias en Estados Unidos son muy distintas a las peruanas en donde todo está mas regulado. Por eso PPK no pudo mostrar un documento en donde conste que el se desligaba de Westfield mientras ocupaba cargos de estado. No era necesario para las operaciones que su empresa gestaba.

Tampoco podía darse las figuras de sobornos o lavados de activos. En el primer caso, Odebrecht mismo ha desmentido que haya dado pagos directos a él. En el segundo caso, su compañía Westfield recibió pagos por estructuraciones de financiación (un trabajo perfectamente legal) como prestación de servicios, en el cual el señor Sepúlveda recibió la mayor parte del ingreso de estas gestiones, lo cual difícilmente lo califica de testaferro que es condición necesaria para el delito de lavado de activos. Por otra parte en lo que refiere a First Capital, según el abogado Luis Lamas Puccio: "...La asesoría a la que alude no constituye un vínculo laboral con Odebrecht sino un proceso de tercerización a través de First Capital”.

Sin embargo, a pesar de estas aclaraciones necesarias, siguen pesando algunas dudas. Las dos mas serias son, el haber mentido ante el congreso y el conflicto de interés.

Vamos a explicar el segundo porque el primero no necesita mayor demostración. La empresa de PPK no recibió dinero directamente de Odebrecht sino de un consorcio (h2Olmos) para levantar fondos. Odebrecht era parte de ese consorcio (de allí el pago), pero no el único . El problema está en que la línea divisoria entre el funcionario estatal y los intereses privados se hace muy tenue. Imagínense la caricatura que hacían “Los Chistosos” de Alberto Fujimori en el año 2000 durante la campaña por la tercera reelección, cuando aparecía Fernando Armas quien al personificarlo hacía la pregunta: “¿quieres que te responda como candidato o que te responda como presidente?”

La broma mostraba lo ridículo de esa distinción. Pero entre las altas esferas del estado a eso se le conoce como la famosa (o infame, mejor) “puerta giratoria”, en donde funcionarios que velaban por intereses del estado al día siguiente pasan a ser gestores de intereses privados con el mismo. Es decir, quien ayer fue mi abogado defensor, mañana podría ser mi fiscal y por ello conocer mis debilidades.

Esta práctica ha sido legal y repetida a lo largo de nuestra historia. Pero es absolutamente inmoral. Gestionar intereses privados desde el estado es desleal para millones de peruanos. Y  la empresa Westfield es la que pone en aprietos a PPK, ya que la consesión de la Interoceánica Sur a Odebrecht y los pagos que esta le hace a su empresa (por mas legales que pudieran ser las mismas) coinciden en una línea de tiempo que da lugar a la sospecha de un posible tráfico de influencias, colusión o cohecho. Su excusa de recién enterarse de los contratos gestionados por el señor Sepúlveda en esa época, es por demás, muy endeble.

ppk y javier silva ruete previo al debate de petroperu en 1981 (caretas)

PPK, como muchos políticos de nuestro país, se ha movido en esa cornisa durante su vida profesional. Desde cuando fue ministro de energía y minas en los 80 con medidas que descapitalizaban a Petro Perú y nos obligaban a ser nuevamente importadores de crudo (como denunció Javier Silva Ruete en su época), hasta su supuesto lobby por Hunt Oil en lo de nuestro gas.

¿Merece la vacancia por eso? Nos hallamos, entonces, ante un terrible dilema.


Escrito por

No a Keiko

www.facebook.com/noakeiko https://twitter.com/Noakeiko2016 www.noakeiko.pe


Publicado en

NO A KEIKO

Blog oficial del Colectivo No a Keiko